El Auto de los Reyes Magos de Tejina, que representa el episodio de la Adoración de los Reyes Magos, está considerado como una de las piezas dramáticas más valiosas del teatro navideño en Canarias. Aunque por el momento no se ha precisado el comienzo, si se tiene constancia de que se lleva representando ininterrumpidamente desde principios del siglo XX, según hace referencia el Noticiero Canario de 1905, donde se informa que en la noche del 5 de enero se hunde el coro de la Iglesia de San Bartolomé de Tejina, debido a la alta concurrencia de vecinos que presenciaban la función.

Con el paso de los años esta tradición, de origen religioso o litúrgico, ha evolucionado, tomando cada vez un cariz más popular, siendo en la actualidad una peculiar combinación de elementos religiosos y profanos, si bien se han respetado los mismos textos durante todos estos años.

En relación con la interpretación de los personajes, actualmente, participan más de cien actores no profesionales, entre niños y mayores, que escenifican los distintos momentos del Auto. El Auto de Reyes Magos ha permanecido en el tiempo gracias a la participación de los vecinos del pueblo, cualidades de apoyo en el trabajo e ilusión por mantener una tradición viva, que son inherentes a la identidad del pueblo de Tejina.