En el marco global de la inclusión de La Laguna en la Lista de Patrimonio Mundial (1999), debemos destacar, sin duda, la tipificación de diferentes tipologías tanto del Casco como de diferentes bienes materiales e inmateriales por su singularidad y relevancia.

Un total de protecciones específicas, tanto de rango estatal antes del inicio de la fase autonómica (1983), como de impulso y resolución autonómica, con posterioridad.

Un conjunto de BIC protegidos que representan un alto porcentaje del patrimonio, en todas sus tipologías, amparado por declaración de rango estatal o canario hasta la actualidad.