Bajo este nombre se engloban estos pequeños núcleos poco poblados que resisten el paso del tiempo conservando todo el carácter tradicional de la cultura rural que caracteriza al municipio. Los Batanes, Las Carboneras, Chinamada, El Río, Bejía o Cabeza de Toro se enclavan en el espacio protegido del Parque Rural de Anaga, siendo lugar de paso de todos los caminantes que se adentran a recorrerlo a través de los múltiples senderos con que cuenta.

En el caserío de Chinamada se conservan algunas de las llamadas ‘casas cueva’ en bastante buen estado, habitadas aún, aportan a la zona un interés etnográfico indiscutible.