Una de las fiestas religiosas más antiguas de la Isla es el Corpus Christi que tiene lugar el jueves posterior al domingo de Pentecostés, pero se pasa al domingo siguiente para adaptarse al calendario laboral.

Participan familias, asociaciones, centros escolares, colectivos,… que elaboran cada año maravillosas alfombras de flores en las calles del casco lagunero.

Los alfombristas comienzan la noche anterior al Corpus a dibujar y fabricar las alfombras en el suelo, proceso que dura toda la noche. La procesión del Santísimo tras el oficio religioso, es una muestra más de la devoción de los laguneros por esta fiesta en la cual la gente al paso de la procesión tira flores desde los balcones.